martes, 19 de noviembre de 2013

Almohadones rápidos

El sábado por la tarde me puse a ordenar un poco tuve que mover una pila de cosas que había en una esquina para poder arreglar la persiana del cuarto y encontré unos almohadones viejitos que estaban esperando funda. Las opciones eran: hacerlas en el momento o volver a ponerlos en una pila esperando eternamente. Junté los materiales y me puse a trabajar en eso. Y aunque mi taller fuera un desastre total, decidí sacar fotos y mostrarlo igual porque es muy, muy fácil de hacer.


Usé relleno de almohadón, centímetro, recortes de denim, placa de corte, regla metálica, cutter circular, alfileres, tijera, encendedor y la overlock.

Empecé por medir el relleno de almohadón con el centímetro, y a esa medida la agregué un centímetro de largo y uno de ancho.

Corté dos piezas de tela, escuadrando bien los ángulos.

En la overlock busqué una puntada muy corta y tupida para que se viera mucho color en el borde, y a la vez no se deshilachara con el uso.

Con el derecho de la tela hacia afuera, cosí tres lados de la funda.

Hay gente que va cambiando las fundas de los almohadones, pero no es mi caso: incluso los lavo en el lavarropas armados y los dejo secar con el relleno puesto para que no tomen formas extrañas. Mi idea inicial era colocar un cierre, pero pensando en esto preferí simplificar un paso y cerrar todos los lados de la funda.

Puse el relleno dentro de la funda. Alejé el almohadón del borde lo más que pude y coloqué muchos alfileres para poder maniobrar todo en la overlock sin temor a pasar algo por la cuchilla.

Cerré el último lado.

Para terminar las esquinas corté dejando un par de milímetros y quemé el sobrante de hilo (de polyester) con un encendedor. Nota importante: este método sólo funciona con hilado sintético; para hilos de algodón no sirve, se forma ceniza y queda inseguro.

Tres almohadones tomaron menos de 45 minutos :)

viernes, 8 de noviembre de 2013

Camisa a las apuradas

Hace un año compré este molde para camisa de hombre con la intención de hacer varias. Hice una de  manga corta, regalo de navidad, amada por su dueño. Y lo guardé.

Pero ahora resulta que de la nada surgen viajes al otoño y mi secuaz no tenía ropa adecuada, así que hice una en dos días. La tela estaba comprada desde abril, y de milagro tenía botones suficientes (bueno, no: me faltaron dos para las tapitas de los bolsillos, los compraré cuando me acuerde). Imprimí nuevamente las páginas del molde que corresponden a la manga larga, hice unos ajustes en el calce, planché, corté, planché, cosí y planché. Y planché.

Si alguien tiene ganas de coser una camisa de hombre por primera vez, recomiendo mucho probar con la Negroni de Colette Patterns. Para empezar, el cuello no tiene pie así que es un detalle (de los complejos) menos; por supuesto que el resultado es una camisa informal ya que ni siquiera admite el uso de corbata, pero bueno... para nuestro estilo de vida está muy bien. Por otro lado, las instrucciones son impecables: seguirlas al pie de la letra es sinónimo de éxito. Y para terminar, los talles son razonables, tiene buena caída y buen calce. No es lo más fácil para aprender a coser (hi, tote bag!), pero no es de ninguna manera un camino al fracaso. Tomarlo con calma, reservar tardes tranquilas, acompañar con una taza de té. Va saliendo.

Dejo algunas fotos de detalles. Las hice en tres minutos antes de guardarla en la valija. Ojalá hubiera sacado alguna de toda la camisa :( Tal vez en unos días, o directamente para la próxima que haga.


Así me quedó el canesú de la espalda por fuera.

Y así por dentro! Prolijito, por suerte :)

Los que me siguen en Instagram fueron testigos del orgullo que me provocó esta cosita cuya traducción me resulta tan horrible que le seguiré diciendo sleeve placket para siempre. Lo digo en serio: nunca me había dado cuenta de lo complejo que es armar ese detalle, siempre lo pasé por alto, lo di por sentado. Todo mi respeto a los chinos que cosen mil por día.

Tiene vistas en en delantero, donde van los ojales y botones. Fácil de armar, terminación prolija y mejor caída.

Todas las costuras están contenidas dentro del margen sobrante, y luego cosidas con un pespunte.

Esta sería la parte desprolija de la camisa: es la unión de la manga con el cuerpo (delantero + hombro + espalda). Por fuera luce impecable, pero el interior me da un poco de vergüenza.

Y esta es la foto que mejor muestra el color real, tanto de la tela como de los botoncitos.

sábado, 2 de noviembre de 2013

Sneak peek: botín de telas



Esta semana estoy visitando a mi familia en Mar del Plata. Cero productividad pero regreso a casa con muchas telas, regalo de mis papás. Proyecto: tener un guardarropas mínimamente decente.

Foto: iPad + luz malísima. La próxima será mejor.