jueves, 10 de octubre de 2013

Tés para la cartera

Desde que decidí hacer esto algo me decía que no estaba inventando nada nuevo, y una rápida googleada confirmó mis sospechas. Novedad o no, me pareció muy práctico para llevar en la cartera un puñado de saquitos sin temor a que se rompan y todo sea un desastre lleno de hebritas de té.

No fue difícil de hacer pero sí tuve que prestar mucha atención al detalle para evitar costuras torcidas. Aún así y como mi máquina de coser me odia el resultado final no fue el que esperaba, pero ya voy a hacer un par más para ver si puedo mejorarlo.

Los materiales que usé:

  • retazos de tela de algodón
  • cinta al bies / accesorio para armar cinta al bies
  • fliselina termoadhesiva
  • tijera / cutter circular + placa de corte
  • costurero completo
  • máquina de coser
  • 1 botoncito
  • hilo de bordar

Lo primero que hice fue armar la cinta al bies con la que quería ribetear el borde. Podría haber usado una cinta comprada (hoy viene en cantidad de estampados, seguramente habría conseguido uno acorde a las telas que usé), pero quería la misma estampa en el borde exterior y en el vivo de los bolsillos.

Para armar el bies, el primer paso es cortar tiras de 4 centímetros de ancho a 45 grados del hilo de la tela. ¿Cómo identifico el hilo? Corre paralelo al orillo.

Como usé retazos que tenía en casa, mi tela medía 30 cm de largo, así que necesité unir dos tramos para hacer una cinta continua. En primer lugar me aseguré de que los ángulos fueran perfectos en los extremos a unir.
Luego marqué un margen de 1 cm en una de las piezas.

Intenté ubicar el extremo marcado de manera que al unir las piezas el estampado tuviera cierta continuidad (que no me quedaran flores saliendo de donde en la pieza anterior había fondo blanco).

Corté el borde sobrante para emparejar y uní las dos tiras con una puntada corta para que no se abra al dar vuelta.

Luego planché la costura abierta y corté los triangulitos que sobraban arriba y abajo.



Armé un gif para mostrar cómo funciona el bias tape maker, aunque es muy simple de imaginar. En las fotos no aparece la plancha porque el vapor me empañaba la lente, pero es imprescindible para este paso: sin fijación no hay cinta al bies.

Una vez lista la cinta empecé a armar los bolsillos; pongo las instrucciones de uno y hay que repetir todo el proceso dos veces más. Para cada uno usé una tira de tela estampada de 19 x 6 cm y una tira de tela cortada al bies de 19 x 7 cm. Y no, no hay foto de las piezas cortadas porque simplemente olvidé fotografiarlas.

Enfrentando los derechos de las tiras uní un largo con la overlock seteada en rouloté, para crear una costura angosta pero gordita. Para abultar más hacia afuera, el bies lo puse abajo porque ahí va el excedente que dobla la máquina. Este paso se puede obviar, o hacerlo con un zigzig bien tupido en una máquina común.


Luego abrí la costura.


Y la planché abierta, cuidando que el relieve quedara hacia el lado del bies.


Di vuelta, ahora exponiendo ambos derechos.


Y planché con mucho vapor para fijar bien el vivo y que no se moviera en el paso siguiente.


Como fue el primer experimento y no quería cortar de más, mis piezas iniciales eran un poco más grandes que las medidas que puse por ahí arriba, así que mi siguiente paso fue medir 6 cm desde el borde superior, cortar y coser. Y así me quedaron las tres tiras forradas, con vivo y cosidas abajo.

Después corté dos rectángulos de tela y dos de fliselina de 17 x 13 cm. Usando un paño entre la plancha y la entretela, uní una pieza de fliselina a una de tela. Sobre los lados de 13 cm hice una marca a una pulgada y otra a dos de uno de los bordes.


Haciendo coincidir en las marcas de 2 pulgadas, apoyé el primer bolsillo y pasé una costura recta.


Repetí el paso anterior con los tres bolsillos, haciendo coincidir el último con el borde de la tela de base.


Y acá es cuando la prolijidad se fue de paseo porque elegí telas un poco gruesas y mis máquinas no tenían ganas de esforzarse. Aseguré con overlock los laterales para que los bolsillos no se doblaran al ribetear, y agregué una costura recta vertical en el centro para dividir en dos y crear una marca por donde doblar.


Esta foto ya la pongo con vergüenza porque no puedo creer el resultado chapucero que obtuve después de cuidar que todas las líneas estuvieran en escuadra y demás. Fusioné la base de tela con la entretela y armé un sandwich, asegurando todo el borde con la cinta al bies. Después de ribetear todo (no documenté el proceso, fue tortuoso) cosí un botoncito del lado de afuera y bordé un ojal en el extremo opuesto. Algo así pero peor.

Ojalá pueda cambiar mi máquina pronto, a ver si la próxima me deja colocar una cinta al bies cuando hay más de dos capas de tela en el medio.


En fin.

2 comentarios:

  1. Hola ¿dónde se consigue el bias tape maker? soy de Capital. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recién hoy pude ver tu comentario. Lo compré online, en Etsy.

      Eliminar